Noticias Esta ha sido la evolución de la conectividad en Apple

Los más jóvenes solo recordarán los últimos modelos, pero Apple lleva ya muchos años en el mercado, durante los cuales ha lanzado un gran catálogo de dispositivos potenciando la conectividad entre ellos.

Pero, ¿siempre ha sido así? iPhone, iPod, iPad, Mac… Muchos no se acordarán de todos los modelos pero su evolución ha sido muy notable. 

Esta ha sido la evolución de la conectividad en Apple

Un recorrido por la evolución en las conexiones de Apple

Primeros modelos

A finales de los años ochenta llegaron los primeros ordenadores de Apple. El Macintosh portátil o el Powerbook, que apenas ofrecían conectividad alguna. Problemas con la duración batería y el rendimiento eran bastante habituales como para imaginar que evolucionarían a lo que hay hoy. Internet ni siquiera existía, y poco se podía hacer más allá de trabajar en ellos.

Sin embargo, en 1997,  llegó el primero ordenador con un puerto de infrarrojos, que permitía conectar con otros dispositivos. Todavía a años luz de la conectividad actual de los productos de Apple, pero era un inicio a las puertas del fin del milenio.

Macintosh portatil

Siglo XXI, clave

Precisamente fue a partir del cambio de siglo cuando Apple dio un giro de 180º potenciando varios de sus productos. En una década magistral, dio un impulso tremendo a la forma de comunicarse a través de dispositivo, acompañando a las evoluciones tecnológicas.

En 2001 llegó el iPod; en 2004 el iMac; en 2005 el iPod Nano, el Shuffle y el Mac Mini. Pero el gran impulso vendría después con el MacBook y el MacBook Pro en 2006. En esos años ya se podían conectar los ordenadores a los dispositivos musicales para hacer cosas como mejorar su rendimiento, recargar baterías y disfrutar de todas las funcionalidades en un entorno más amplio.

Conexiones de iPhone

iPhone y iPad disparan la conectividad

Con la llegada de los smartphones, Apple dispuso en 2007 de su primer iPhone, que revolucionaría el mundo de los teléfonos móviles. Tres años después nació el iPad. Móvil, tableta y ordenador, Apple lo tenía todo para volar hacia la conectividad completa.

Con la explosión de las nuevas tecnologías y el mercado en auge, en 2011 Apple conectó todos sus dispositivos en la nube a través de iCloud. Con él, un usuario podría almacenar en la nube lo que quisiera y consultarlo a través de cualquier producto Apple, solo con su clave de iCloud. La conectividad vivía su máximo esplendor.

En 2014, la evolución siguió su curso en Apple con la función Continuity. A través de este sistema, la marca de la manzana permite unir todas las funciones de los distintos dispositivos y saltar de uno a otro en una línea de conexión sin fin.

El futuro, que ya es casi el presente, pasa por Ethernet y USB-C. 

Si quieres saber más, te contamos la historia de los dispositivos de Apple.

Evolución a las conexiones de Apple

 

Síguenos en Facebook para estar actualizado con las últimas novedades.

Recibe las últimas novedades